El Té rojo o Pu-Erg tiene su origen en China y es conocido como el Té de los emperadores, ya que éste té, antiguamente era un privilegio de la nobleza. Se le conoce tradicionalmente como el “té medicinal”.

Aquí en occidente se le conoce por su potente acción “devoragrasas” donde es aconsejable tomar una buena taza después de una comida rica en grasas. Y no sólo eso, sino, al igual que el té verde y el té blanco, tiene un alto poder saciante, que suprime el apetito, y crea una sensación de saciedad durante horas, suprimiendo la ansiedad de no comer.

Además el té rojo actúa como acelerador de la función hepática por lo que ayuda a eliminar las toxinas acumuladas en la sangre así como activando la producción de enzimas purificadoras.

Se aconseja beber una taza de la infusión después de cada comida. Para experimentar su propiedad adelgazante se debe respetar una dieta a base de verduras -crudas, cocidas al vapor o hervidas-, y frutas. Se recomienda seguir cualquier dieta siempre bajo la supervisión de un Nutricionista o Dietista.

No se recomienda que lo consuman niños, embarazadas y personas sometidas a un tratamiento médico continuado o con alteraciones del ritmo cardíaco. Tampoco se recomienda a pacientes con úlcera, anemia, insomnio o nerviosismo.

En definitiva, el té rojo tiene grandes propiedades que benefician tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente, entre las más importantes destacan:

-Su capacidad para controlar el mal humor, ayudando en el tratamiento contra la depresión.

-Es desintoxicante y ayuda al correcto funcionamiento del hígado.

-Facilita la reducción de peso.

-Ayuda a la digestión de alimentos altos en grasas.

-Refuerza el sistema inmunológico previniendo infecciones.

-Reduce los niveles de colesterol en la sangre.

Según estudios realizados, el té rojo ayudó a pacientes a reducir hasta 10 kilos de peso en cuatro semanas tomándo entre 3 y 4 tazas de té y sin necesidad de una dieta especial. Lo que sí es importante es beberlo con endulzantes naturales como miel o panela, pues de lo contrario la glucosa de el azúcar blanca se convierte en grasa y no ayuda a perder peso.
 
Para preparar una taza de infusión de Té Rojo son suficientes 3 gr. a los que se añade agua casi hirviendo, dejándolo reposar durante 2 a 5 minutos. Muchas veces vienen en saquitos o sobrecitos que facilitan este procedimiento.